Updated : Dic 28, 2021 in 未分类

El laberinto del Barça para poder fichar a Ferran Torres: varias bajas y un buen pellizco en cuatro plazos

El conjunto azulgrana tiene que rebajar su masa salarial con varias ventas. Empezaría a pagar al club británico a partir del próximo verano

Ferran Torres, durante un partido con el City.

El Barça acelera para cerrar el fichaje de Ferran Torres. El jugador del Manchester City se convertirá así en la segunda incorporación azulgrana en el mercado de invierno, tras el regreso al club de Dani Alves. El fichaje del ex valencianista, que ya pasó reconocimiento médico en Barcelona, tiene un coste de 55 millones de euros fijos y 10 más en una serie de variables, como ser elegido Balón de Oro, gana la Bota de Oro o que el conjunto barcelonista gane la Champions con más de un 70% de participación del futbolista internacional. Ahora, el club tiene que hacer lo que tantas veces ha repetido su director de fútbol, Mateu Alemany: dejar salir antes de entrar. El Barcelona abonará esos 55 millones en cuatro plazos a partir del próximo mes de junio.

El límite salarial condiciona ahora mismo la inscripción del delantero. La forzosa retirada del Kun Agüero por sus problemas de corazón y el hecho de que el argentino renunciara finalmente a su segundo año de contrato ya han facilitado que el Barça pueda inscribir a Dani Alves. El brasileño no podrá disputar el próximo partido, contra el Mallorca, porque el plazo para inscribir nuevos jugadores en España se abre el 3 de enero. En el caso de Ferran Torres, el jugador está en la recta final de recuperación de la fractura en el pie derecho que padeció en las semifinales de la última edición de la Liga de Naciones. Los plazos se han alargado más de lo previsto en un principio y todo indica que podrá estar a disposición de Xavi a finales de enero. Para hasta entonces, el club debe soltar lastre.

CINCO NOMBRES

En este momento, hay cinco nombres que están en la rampa de salida. El primero es el de Yusuf Demir. El Barcelona, finalmente, ha decidido no hacer efectiva la opción de compra del austríaco, que se activaría en cuanto juegue 10 partidos como barcelonista (lleva nueve), y pondrá fin a su cesión por parte del Rapid de Viena. Varios equipos alemanes ya han mostrado interés en hacerse con sus servicios.

Luuk de Jong, que llegó a la disciplina barcelonista al límite del cierre del mercado de verano, podría acabar en las filas del Cádiz, en una operación a tres bandas en la que interviene también el Sevilla. Sergiño Dest también está en el escaparate, con la intención de aprovechar el buen cartel que aún tiene el estadounidense. En los últimas semanas se ha especulado con el regreso al Ajax como moneda de cambio por Noussair Mazraoui, si bien el Arsenal y el Chelsea también le siguen los pasos. El Bayern nunca ha ocultado su interés por reclutarlo.

DAR SALIDA A COUTINHO Y UMTITI

Los nombres principales que el Barça querría colocar en el mercado son los de Philippe Coutinho y Samuel Umtiti. Ambos están en el rango de las fichas más elevadas de la plantilla y han hecho oídos sordos a las propuestas para rebajar sus respectivos sueldos. Coutinho es el fichaje más caro de la historia de la entidad barcelonista y su rendimiento no ha estado, ni mucho menos, a la altura de las expectativas. A pesar de ello, su cartel en la Premier, donde brilló durante cinco temporadas y media en el Liverpool, está más o menos intacto. El Arsenal es el que parece mejor colocado para llevárselo, en forma de cesión, pero hay otros clubes, como el Newcastle, el nuevo rico del fútbol europeo, o el Everton, que también han tomado posiciones para hacerse con sus servicios. El futbolista brasileño, cómo no, también está interesado en hacer las maletas. Ahora mismo es suplente y eso condiciona, y mucho, su presencia en el Mundial de Qatar el año que viene. Para ello, eso sí, no le quedará otra opción que adaptar sus millonarios ingresos a la actual realidad del fútbol.

El caso de Umtiti resulta también muy doloroso para el Barça. Durante sus primeras campañas en el Camp Nou, el central francés se erigió en una pieza fundamental para el equipo y su progresión provocó que el entonces presidente, Josep Maria Bartomeu, le firmara una renovación multimillonaria. El defensa, en 2018, decidió evitar el paso por el quirófano para solventar unos molestos problemas en la rodilla izquierda y poder disputar el Mundial de Rusia con la selección francesa. Los galos sumaron allí su segundo campeonato del mundo, pero el rendimiento del defensa del Barcelona nunca volvió a ser el de antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *