Updated : Abr 14, 2020 in 未分类

El Getafe de Bordalás se consagra eliminando al Ajax

El 2-1 en Ámsterdam certifica el pase a octavos de los madrileños, muy superiores en la eliminatoria

En el templo de Johan Cruyff, en casa de todo un vigente semifinalista de la Champions, el proyecto de José Bordalás en el Getafe alcanzó su consagración. Ni siquiera necesitó ganar en Ámsterdam para reivindicarse una vez más como un equipo monumental. Porque la derrota fue tan circunstancial -tres disparos al palo tuvieron- como condicionada por el cómodo 2-0 logrado en la ida en el Coliseum. En las antípodas de los cánones paridos en Holanda que han gobernado el fútbol en la última década, el Getafe accede a octavos de final de la Europa League con total merecimiento. Ninguna mirada liberada de prejuicios moralistas podrá negar que el equipo de Bordalás ha sido ampliamente superior en la eliminatoria.

Porque el Getafe, además de ganar en el campo, lo hizo también fuera de él. Aunque no lo sabía, el Ajax había perdido la eliminatoria antes incluso de que comenzara el encuentro. Tan crispado y sugestionado estaba, tan mentalmente atenazado por el Getafe, que durante mucho tiempo se centró más en la protesta que en el balón. Un terreno pantanoso que en realidad es una trampa en la que el conjunto madrileño se mueve como nadie en España y quizá en Europa. Dicho esto, por descontado, como alabanza y no como desdoro. Digan lo que digan, gestionar los nervios propios y los del rival también es fútbol.

El Ajax, en fin, se centró más en organizar un numeroso ejército de recogepelotas que aceleraran las pausas que en pensar cómo levantar el resultado que había cosechado en el Coliseum. A ratos, el partido rozaba la parodia. Cada vez que el Getafe tenía que poner un balón en juego, el Ámsterdam Arena rugía para intensificar la campaña alentado por el conjunto neerlandés desde el duelo de ida. El argumento era el habitual, el único que saca de sus casillas a Bordalás: el Getafe pierde demasiado tiempo.

TEMPRANO GOL DE MATA
En esas estaba la afición del Ajax mientras Olivera decidía hacia dónde enviar un saque de banda. Con ese hilo musical, se la mandó a Deyverson, el brasileño la envió al área como pudo y allí Mata ganó la disputa para adelantar al Getafe. La respuesta del Ajax, ya a cuatro goles de la clasificación, fue rápida. Van de Beek combinó la calidad y el caos como sólo él sabe hacer e hizo desfilar el balón por el área pequeña para que Danilo remachara en el segundo palo. El bronco cuarto de hora inicial se cerró con una bronca al por mayor que acabó con Ten Hag y Bordalás encarados y amonestados. Gasolina para el Getafe.

El empate dio paso a unos minutos más conservadores del cuadro azulón, pero el Ajax era incapaz de amenazar con argumentos a su rival. De hecho, fue el conjunto español el que más se acercó al gol antes del descanso con dos disparos al palo prácticamente consecutivos. Sin la imaginación de Ziyech y Neres ni la verticalidad de Tagliafico, al Ajax le faltaban recursos ofensivos para amedrentar a un Getafe muy seguro en su área y nada desdeñoso de buscar otro gol que abrochara la noche.

El afortunado segundo tanto del Ajax, en el que Olivera despejó hacia su portería una falta de Eiting que Soria tenía controlada, no alteró en nada la dinámica del duelo. El equipo de Ten Hag era frustración en vena, enredado en un laberinto para el que no había escapatoria posible. Estuvo cerca el Getafe de empatar el choque, pero ya daba igual, la clasificación era un hecho desde antes de empezar. Qué inmenso equipo el de Bordalás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *